sábado, 17 de enero de 2015

El orfanato

Título: El orfanato
Autor: Lana C. S.
Género: Drama juvenil
Año de publicación: Enero de 2014 

Sinopsis: ¿Creíste que estar rodeada de chicos guapos y adinerados era sinónimo de chica afortunada? Error. Era una pesadilla. No es el sueño americano cuando vienes de un orfanato.
Su nombre es Rebecca, mejor conocida en el orfanato como "Becca". Un sol entre sus pequeños hermanos, y un demonio fuera de los barrotes. Estar con ella significa meterse en problemas. ¿Obstáculo para Brandon, Leon o Liam?
Si estar en un triángulo amoroso te parece una pesadilla, no querrás estar en los zapatos de Becca, quien lleva en sus hombros el peso de tres apuestos chicos.

Comentario: Tal vez uno de los retos más difíciles de la literatura sea escribir una historia de amor, por ser éste un género tan excesivamente transitado que resulta sumamente difícil recorrerlo sin caer en lugares comunes o chaturas, pero El Orfanato sortea todas esas dificultades de una manera eficaz, sencilla y graciosa.

Me encontré con esta novela en uno de esos ratos de ocio en los cuales uno se resigna a tomar lo primero que llega a sus manos, aún cuando no sea el tipo de literatura preferida (como en este caso, ya que generalmente no soy un degustador del género). No es de extrañar, por lo tanto, que haya sentido tanta sorpresa al descubrirme metido de lleno en el relato, escrito con un ritmo dinámico, donde los personajes se perfilan en pocos y enérgicos trazos que son suficientes para reconocerlos e identificarse con sus personalidades y motivaciones.

Rebecca, la protagonista (perdón, “Becca”, porque así prefiere que la llamen) es una de las chicas mayores del orfanato, cansada ya de pasar por una serie de hogares sustitutos, y con pocas posibilidades de ser adoptada. Su historia la ha ido formando, marcándola con la consecuente secuela de inseguridades y prejuicios, pero su carácter fuerte y vivaz le ha permitido sobrellevar con soltura todas las vicisitudes, y hoy es una joven transgresora, que se conoce bastante bien a sí misma, dentro de lo que cabe para su edad.

Siempre gravitando a su alrededor se encuentra León, el hijo de uno de los matrimonios de acogida, perdida y resignadamente enamorado de ella, que lo considera su mejor amigo. Su mundo emocional es intenso, solitario y conflictivo. No pasa un día sin que visite el orfanato.

La armonía entre ambos, y en la propia vida de Becca, se interrumpe bruscamente con la aparición de Brandon Slayter, el apuesto niño rico que huele a melón. Con toda nobleza, intenta sacarla de un apuro del cual él mismo ha sido protagonista e inocente promotor, pero desde luego, nadie imagina las consecuencias de aquél acto.

Y finalmente, para complicar aún más las cosas, se enamora de ella Liam, el hermano de su nueva amiga, aquél engreído oriental, que tenía que resultar tan turbadoramente hermoso, manipulador y seguro de sí mismo.

La historia en sí misma podría parecer previsible, y en un punto realmente tiene pasajes que lo son, pero insertos en una dinámica narrativa que los hace quedar muy en segundo plano, casi como mero escenario en el que transcurre una historia humana signada por conflictos internos y motivaciones personales con los cuales resulta muy fácil identificarse. Su descripción rebasa los límites de la novela juvenil, llegando a tocar profundidades psicológicas a la que solo puede llegar una intensa observadora de las personas. Todo ello produce el deseo de seguir leyendo hasta el final, anhelando conocer el desenlace.

En cuanto a la edición, es evidente que se trata de un esfuerzo independiente, lo cual le suma méritos, porque los escasos errores de tipeo ocasionales solo sirven para resaltar la excelente ortografía y la mejor gramática de la autora. Los párrafos son sencillos, cortos y ayunos de esas florituras ornamentales que tantas veces estropean los mejores esfuerzos de muchos narradores. Los diálogos resultan naturales, y se ajustan a la perfección al cuerpo del relato, manteniendo al mismo tiempo, una coherencia constante con la personalidad de cada personaje.

En suma: Una historia para disfrutar, de una autora que, por su juventud, podría decirse que es una gran promesa en el mundo de las letras, salvo por el hecho de que El Orfanato no resulta una promesa sino un hecho consumado.

Por: José Castro Moreda.



2 comentarios:

  1. la autora es bastante buena , me encanta como escribe , la obra que mas me gusta de ella es '' mascaras de porcelana '' creo que es una de sus primeras obras ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Escribe muy bien :3 va a llegar lejos. Un beso Anirak :*

      Sol

      Eliminar